Eficiencia energética: importancia y valor

todo-lo-que-tienes-que-saber-aerotermia-2
Todo lo que tienes que saber de la aerotermia
enero 14, 2021
Mostrar todo

Eficiencia energética: importancia y valor

Tal vez te estés preguntando cuál es la mejor forma de ahorrar energía y al mismo tiempo, de proveer calor a tu hogar. Pues con respecto a esto, hoy en día una caldera de condensación es sinónimo de eficiencia energética. Veamos por qué.

Empecemos analizando qué es una caldera de condensación. A partir del proceso de la combustión, se generan vapores de agua de los cuales las calderas de condensación extraen energía.

Podríamos decir entonces que las calderas de condensación son un tipo de caldera diseñada para aprovechar el calor producido por la condensación de los humos de la combustión.

En cuanto a proveer de calor al hogar, el gas natural es conocido actualmente como el método más moderno y eficiente para llevar a cabo este proceso. Descubre los beneficios en cuanto a eficiencia energética que puede traerte instalar una caldera de condensación.

POR QUÉ LAS CALDERAS DE CONDENSACIÓN TIENEN UNA MAYOR EFICIENCIA ENERGÉTICA

La etiqueta energética de las calderas de condensación es de tipo A. Esto ha llevado a que actualmente el tipo de calderas que circulan en el mercado sean obligatoriamente las de condensación, ya que son las que suministran mayor energía a un menor número de “emisiones contaminantes”, menos gases CO2 y menos NOx. Esta reducción es alrededor de un 70%.

En comparación a las calderas tradicionales que obtienen un rendimiento de un 80%, las calderas de condensación tienen una eficiencia energética de un 90%.

Otro de los motivos por el cual las calderas de condensación cuentan con la mejor eficiencia energética es que se adaptan al ambiente gracias a su posibilidad de regular la temperatura, proveyendo al hogar solamente la cantidad de calor que este necesita.

Las calderas de condensación tienen la posibilidad de combinarse con otras fuentes de calor. Se ha comprobado que si se combinan con radiadores o sistemas de calefacción alternativos, su rendimiento aumenta pudiendo aprovecharse mejor su energía.

Cambiar tu sistema de calefacción convencional al de una caldera de condensación puede suponer una inversión inicial, pero lo cierto es que, con el tiempo, se traducirá en un ahorro de costes a largo plazo.

Lo cierto es que las facturas de pago de una caldera de condensación con relación a otro tipo de calderas significa un 25% de ahorro de dinero o hasta 30%. Es por eso que su eficiencia energética también se traduce en abaratamiento de costos.

Por ende, estamos hablando de una fuente de energía más barata, con mayor rendimiento y eficiencia energética y a una menor producción de agentes contaminantes.

EFICIENCIA ENERGÉTICA EN TÉRMINOS TÉCNICOS

Técnicamente, esto podría explicarse comparando una caldera convencional con una caldera de condensación, donde se pierden una gran parte de los humos de la combustión. Una caldera de condensación en cambio, produce su energía gracias a la recuperación de estos vapores. Nada se desperdicia y al mismo tiempo produce energía.

Se llaman calderas de condensación porque justamente pasan por un proceso de condensar el vapor en estado líquido.

A partir de este proceso se genera el llamado “calor latente”, que es el recuperado por la caldera de condensación para producir calor. El estado líquido de ese calor resulta más favorable para la producción de energía y para la eficiencia energética.

Son dos los términos que ayudan a entender mejor el funcionamiento de estas calderas. Ellos son tanto el PCI (Poder Calorífico Inferior) y el PCS (Poder Calorífico Superior). El sitio web caloryfrio.com lo explica de la siguiente forma:

“La caldera de condensación debe su denominación al hecho de que para producir el calor, utiliza no sólo el poder calorífico inferior PCI de un combustible sino también su poder calorífico superior PCS. Hasta la entrada de la Directiva de Ecodiseño, para todos los cálculos de rendimiento de calderas, las normas europeas y española han utilizado clásicamente como referencia el PCI. Utilizando el PCI para definir el rendimiento de una caldera de gas de condensación, conseguimos rendimientos superiores al 100% gracias a la recuperación del calor latente que representa aproximadamente el 11 %.”

Así que como ya verás, las ventajas de instalar una de nuestras caldera de condensación Madrid en tu hogar son muchas, sin mencionar además que son más silenciosas que otras fuentes de calor, y que ha quedado comprobado que su eficiencia energética es mucho mayor al de otras calderas.